¿Cuándo dar de baja el gas natural? Principales causas

Dar de baja el gas natural se está convirtiendo en una práctica común en viviendas que no están habitadas o no tienen muchas necesidades energéticas. El presumible encarecimiento de este tipo de suministro hace que las causas para decirle adiós y apostar por otros como el propano y el butano se multipliquen.

¿Por qué dar de baja el gas natural?

Cualquier persona puede dar de baja el gas natural en el momento en el que lo desee, los trámites son sencillos y no se le va a realizar un recargo extra por dicha baja. No obstante, se recomienda encarecidamente cuando se abandona una vivienda o no vas a pasar por ella durante un período de tiempo largo.

Dar de baja el gas natural en una vivienda vacía

Concretamente, Madrid y Barcelona son las ciudades españolas en las que más viviendas vacías hay, concretamente más de tres millones y medio de acuerdo a los actuales censos de población.

Dado el aumento de los precios del alquiler en los últimos años y la escasa estabilidad del mercado laboral, son muchos los que piensan detenidamente si alquilar un piso o quedarse en la residencia familiar hasta que tengan los suficientes ahorros.

De esta manera, los propietarios encuentran serias dificultades para poder sacar un rendimiento económico a esa vivienda desocupada. Con el paso del tiempo, los costes de mantenimiento de ese inmueble son mayores que los beneficios de tenerlo. El aumento del precio del gas natural, además de la luz o del agua, hace que las facturas de energía se vayan incrementando mientras el presupuesto cada vez es más ajustado.

Muchos son también los que se decantan por tenerlos aún en alta. Si a la vivienda se le da de baja el gas natural durante mucho tiempo puede que tenga que volver a solicitar el certificado de instalación de gas natural, el cual tiene una vigencia de dos a cuatro años dependiendo de si se pasan las inspecciones o no.

De esta manera, muchos son los que se decantan por:

  • Bajar la potencia contactando con la comercializadora
  • Cambiar de compañía por una con tarifas más reducidas. Para ello, lo mejor es consultar los precios del gas en Madrid, Barcelona o la ciudad donde esté dado de alta el suministro.
  • Hacerse con bombonas de butano y propano, para pagar de acuerdo al uso. Dar de baja el gas natural en una segunda residencia

De igual manera, otra de las causas por las que dar de baja el gas natural es si dispones de una segunda residencia en la playa, el pueblo o la montaña y ya no vas tan a menudo como querrías.

Bien es sabido que en las zonas costeras, las necesidades de calefacción y agua caliente son mucho menores que en otros lugares, dado el clima que les acompaña.

En vez de contar con un suministro de gas natural todo el año, es una buena opción hacerse con calefactores eléctricos, mucho más económicos, o con estufas de pellets, entre otras opciones.

Si quieres seguir disponiendo de gas, siempre se puede dar de baja el gas natural y hacerse con unas bombonas de butano o de propano.

En conclusión, dar de baja el gas natural siempre es la opción predilecta si ves que tu vivienda no va a ser ocupada en mucho tiempo o las necesidades de energía en tu segunda residencia se pueden suplir con otros tipos de gas, cuyo precio viene determinado por el uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *