¿Cuáles son los gastos al comprar una vivienda nueva?

Comprar una vivienda nueva parece muy bonito a priori, pero cuando echas las manos al bolsillo te das cuenta de que la adquisición no es todo de color de rosa, más con las políticas actuales para la compra de un piso. 

Sin duda, el principal gasto al comprar una vivienda nueva es la hipoteca. La subida del euríbor la ha encarecido a más de 100 euros en este 2019, de ahí que el número de préstamos bancarios sobre las mismas en España ha sido menor a 30.000 en el mes de abril, un 0,1% según los datos del año anterior en ese mismo mes. 

Cada vez son más los jóvenes que no se lanzan a la compra de un piso por estos precios desproporcionados de las hipotecas, sumadas a la temporalidad laboral y los sueldos, muchos por debajo de los 1.000 euros. Así, para frenar esta situación, la presidenta de Vox a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, propuso a la administración general que avale a los jóvenes que quieran adquirir su primera vivienda. De acuerdo a Monasterio, la deuda bancaria  de la adquisición será sufragada en el caso de tener hijos, fomentando así la natalidad. 

A parte de la hipoteca, estos son los gastos que hay que tener en cuenta a la hora de comprar una vivienda nueva: 

Luz y gas: Los gastos derivados de disponer de luz y gas en la vivienda son esenciales. De la misma manera que se necesita de suministro eléctrico para conectar los aparatos eléctricos o incluso cocinar, también se precisa de gas para la calefacción.  Lo primero que se tiene que preguntar al banco o, en el caso de ser de segunda mano, al antiguo propietario es si la vivienda cuenta con alta de electricidad o de gas natural.

Seguros. Es fundamental que la vivienda esté cubierta frente a las eventualidades que puedan surgir. Una alarma o unas cámaras de vigilancia, más si se trata de un chalet, son una inversión que a larga te puede librar de gastos extra en el presupuesto mensual o anual. 

Previo a ello, lo primero es pedir un presupuesto a alguna de las aseguradoras que operan en la zona y ver qué garantías de seguridad y qué coberturas ofrecen para tu hogar (robos, incendios, averías). 

Eso sí, antes de la contratación, asegúrate de que, en el caso de que hayas comprado una vivienda en un bloque de edificios, el seguro de la comunidad de vecinos ya se hace cargo de estas incidencias. 

Gastos de comunidad. La compra de una vivienda nueva también conlleva unos gastos de comunidad para disponer de las zonas comunes en perfectas condiciones. Lógicamente, este coste varía en función del tamaño de la agrupación vecinal. Si esta no requiere de grandes mantenimientos, la factura será más o menos insignificante. 

En cambio, en bloques en los que ya se disponga por ejemplo de una barbacoa, piscina y jardín recreativo para los pequeños de la casa, la cifra se puede ir hasta los 100 o los 200 euros mensuales. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *